-Sobre mí.

 

Fotógrafos Lugo     Estudio Fotográfico en Lugo



¿Hablar de uno mismo?


Hablar sobre mí.... no me gusta nada. Opinar sobre mi trabajo, sencillamente no sería creíble, ni objetivo.....

Pero es realmente importante que, si voy a ser vuestro fotógrafo, sepáis porqué soy fotógrafo, porqué después de trabajar de lunes a viernes, nos fundimos los fines de semana del verano haciendo reportajes de boda hasta las tantas de la madrugada.

Mi pasión por la fotografía viene desde siempre, y la historia de cómo me formé para aprender las distintas técnicas fotográficas es común a la de muchos compañeros. Nada nuevo que contar.

Es más importante la razón que me llevó a ser Fotógrafo de Boda, fotógrafo de personas y emociones, como me gusta definirme. 

Al principio yo hacía fotos bonitas, sin más, el típico retrato con la luz bien manejada, con un bonito desenfoque de los fondos... Paisaje, arquitectura, macro, mucha nocturna.... fotos chulas visualmente.

Pero hace algunos años me tocó ver como mis padres, los dos muy mayores, se iban apagando para terminar falleciendo. Con mi padre tenía una relación especial, él era una persona especial, y teníamos muchos cuentos entre nosotros, batallitas que me había contado desde niño, y que ya utilizábamos como una contraseña entre nosotros. 

Una de ellas consistía en que yo le preguntaba "¿Amañácheme os arados?" y él tenía que contestar "Onte, fun a Lugo..... e hoxe... viñeron as pezas"  Era un cuento de su juventud que no viene al caso narrar aquí, una de esas cosas entre padre e hijo.

Pero cuando sufrió un primer ictus, y luego otros dos, pequeños todos, pero que con 94 años lo fueron minando, tuve que ver con tristeza como ya no me contestaba cuando le preguntaba "Amañáchesme os arados?" Se quedaba pensando, como si le fallara alguna conexión en su cabeza, como si la respuesta estuviera ahí y no pudiese acceder a ella. Sabía que tenía que decir algo, pero no atinaba a hacerlo. . Sin embargo reaccionaba cuando le enseñaba fotos de su juventud, eran como la puerta de acceso a los recuerdos que aún estaban ahí, y que no tenía capacidad de abordar por sí solo.

Lo mismo pasó unos años después con mi madre, y esos episodios me hicieron reflexionar acerca de la importancia de los recuerdos, de la importancia de tener bien documentados los momentos importantes, porque la memoria nos va a ir fallando a todos. Los años, las experiencias que vienen después del día de nuestra boda, o de nuestro embarazo y de la infancia de nuestros niños, van diluyendo los recuerdos que tenemos de esos momentos tan especiales. Y de ahí la importancia de que las fotografías no sólo sean visualmente bonitas, sino que hablen de la verdad, de momentos verídicos, de emociones....

Es vital que nuestras fotos sean el backup de nuestra memoria. Pero no cualquier foto, tiene que ser un fotograma que sea revelador, que te arranque una emoción, que te traslade al momento.

Y no hay un día más feliz que el día de una boda. Tu Boda. Ese día todo es alegría, todos vamos guapos, con ganas de comer, de beber y de bailar, ese día el tímido de la pandilla se desmelena, y ese tío serio que tenemos todos en la familia, se arranca a cantar o se marca un streap tease. Es un día de locura, lleno de risas y lágrimas, de baile, de anécdotas, de niños corriendo y haciendo trasnadas, de mucho alcohol, una montaña rusa de emociones y sentimientos, todos positivos. Es el escenario predilecto para un fotógrafo documental. 

A la gente le dices "Soy Fotógrafo de Bodas", y se quedan tal cual, como si dijeras que eres tendero, o administrativo, o chófer.... Pero para mí es el trabajo más importante del mundo, porque me encargáis la difícil misión de capturar los momentos del día más importante de vuestras vidas. Me hacéis responsable de las primeras fotos de vuestra nueva vida juntos.

Esto hace que la tarde previa a vuestra boda me la tome libre, no trabajo, estoy concentrado en el día de mañana, como lo está un atleta ante su participación en una competición de nivel, o un cantante ante un gran concierto. Buscando estar centrado, inspirado, preparándolo todo para que al día siguiente no falle nada. 

Siempre digo que no tengo estilo, que mi estilo es el de mis novios, y es así. Yo me tiraré por el suelo, me subiré a las alturas, no pararé en todo el día para capturar la esencia, el alma de vuestra boda, y no hay mayor verdad que esta: "La verdad de la Fotografía está en mirar con el corazón, no con los ojos"

Bueno, ya sabéis el cómo y el porqué de mi pasión por este trabajo. Ha sido un pequeño rollo, pero necesario. No es un día para tomarlo a la ligera.

Abrazos fuertes y a por todas en la vida!!


 

 

 

Fotógrafos Lugo    Fotógrafo de Bodas en Lugo

Estudio Fotográfico en Lugo